PALABRA DE ARGONAUTA – Teo Serna

Sed bienvenidos a Palabra de Argonauta, la nueva sección de narrativa de Odisea Cultural. Mensualmente vamos a dedicar este espacio a destacados autores de narrativa contemporánea. Inauguramos la primera entrada con seis excelentes microrrelatos del escritor Teo Serna (Manzanares, Ciudad Real, 1954), acompañados por la obra fotográfica de Jesús Miguel Horcajada (Almagro, Ciudad Real, 1988). Disfrutad de su lectura.

SINFONÍA INACABADA

El primer violín odia al oboe; el oboe planea matar al viola solista por una cuestión de herencias (son primos lejanos); el viola solista no se habla con el percusionista desde que sus coches chocaron y tuvo que pagar los desperfectos (a pesar de haber cedido el paso correctamente); el percusionista ama a la arpista, pero no es correspondido; la arpista desea al tuba, pero  éste sólo tiene ojos para el trombón; el trombón recela del flauta “parece un grajo desafinado” —dice—; al flauta le debe dinero el trompeta, que siempre inventa una excusa para no pagar; el trompeta desea que el trompa falle alguna nota en su solo, porque sabe que critica su forma de vestir; el trompa quiere vengarse del primer cello, pues éste le quitó a su novia, la contrabajo; la contrabajo  envidia a la clarinetista, pues es a ella a quien el director ama. El director, en fin, odia a la música, y de paso, a los músicos.

JUSTICIA DIVINA

El tendero sisaba metódicamente en el peso: 25 gramos por kilo, exactamente. A lo largo de su vida estafó más de 25 toneladas a sus confiados clientes. Murió aplastado por una gran roca, de peso similar, al tomar una curva en una carretera suiza. Sus clientes, consternados e inocentes, arrojaron cada uno en el entierro un puñado testimonial de tierra (de unos 25 gramos) sobre su ataúd de caoba.

SECRETO COMPARTIDO

La patinadora escribió un mensaje en el hielo con sus cuchillas, que sólo pudo ser leído por Dios y por un electricista que reparaba una lámpara de neón aquella noche. Aquel electricista comparte un secreto con Dios.

COMBUSTIÓN LENTA

Triste y arruinado, el tragafuegos circense vende cerillas y tabaco en un café de artistas. Cuando alguien le pide lumbre, el tragafuegos baja la mirada, sintiendo que un fuego (otro fuego) le quema lentamente; un fuego que no es el fuego que consume a los cigarros.

HIPOCONDRÍA DE INSPECTOR

Como descubrió un lunar sospechoso, acudió al dermatólogo. Días más tarde fue al traumatólogo, por un dolorcillo en la espalda. Después acudió al odontólogo a causa de una muela. La mañana siguiente pidió cita al urólogo, y esa misma semana, al proctólogo. Como no veía bien de cerca fue a un oftalmólogo de fama, quien le recomendó a un neumólogo amigo suyo, para tratar “esa tos tan persistente”. El neumólogo le recetó unas pastillas que le hicieron polvo el estómago, por lo que fue al entero patólogo. Éste le descubrió una pequeña arritmia, y le remitió a un cardiólogo buenísimo. El cardiólogo se percató de que no oía bien, y un otorrinolaringólogo acudió en su ayuda.

Cuando al fin terminó su peregrinar de bata blanca, tuvo que ir a un psicólogo por depresión. Él, que siendo criminólogo, no había sido capaz de descubrir al médico asesino.

EPÍGONO

Tiene dos pasiones: los trenes y las biografías de suicidas. Cada día comprueba la exactitud de la llegada y de la partida de los trenes, anotando cuidadosamente en un cuadrante la más mínima variación sobre el horario previsto. Si alguna vez decide emular a algún suicida (cosa que no descarta) lo haría arrojándose al paso de un tren. Y no quisiera fallar en el intento.

(Los microrrelatos seleccionados para esta sección pertenecen al libro 101 Cuentos Particulares, publicado por Editorial Babilonia, 2017)

 

SOBRE EL AUTOR: TEO SERNA (MANZANARES, CIUDAD REAL, 1954). Poeta, narrador, artista plástico, diseñador gráfico. Autor de los libros Historias extrañas, improbables y ciertas (Colección Ojo de pez, número 26, Editorial BAM; relatos, 1994); Memento Hominem (Premio X Certamen Internacional de Poesía Barcarola, 1994); La terquedad de la sombra (Premio XXV Edición Premios Ciudad de Alcalá de Poesía); Lecciones de Anatomía (Huerga & Fierro; relatos 1997); Libro de las mariposas (Huerga & Fierro; poesía, 2000) La sombra del adivino (Colección Ojo de Pez; poesía, 2000); El laberinto de los dioses (Premio XXV Certamen de Poesía Juan Alcaide; Editorial Toro de Barro, 2005); Poemas del cuarto de baño (Editorial Babilonia; Pliegos de la Palabra número 5, 2013); Phaebus habla (Biblioteca Añil Literaria; poesia, 2016); entre otros. Ha sido incluido en distintas antologías literarias; sus poemas y relatos aparecen en publicaciones literarias, digitales e impresas. Actualmente, vive en La Mancha y cultiva la poesía visual.

SOBRE LA RESPONSABLE DE PALABRA DE ARGONAUTA: ANA PATRICIA MOYA (CÓRDOBA, ESPAÑA, 1982). Estudió Relaciones Laborales y es Licenciada en Humanidades por la Universidad de Córdoba. Ha trabajado como arqueóloga, bibliotecaria, documentalista, etc. Actualmente, se busca la vida como puede y dirige el Proyecto Editorial Groenlandia. Su obra más reciente es Píldoras de papel (poesía; Huerga y Fierro, 2016); próximamente publicará su próximo poemario, La casa rota (Versátiles Editorial). Sus textos aparecen en distintas publicaciones de Europa e Hispanoamérica, digitales e impresas, así como en antologías literarias; también ha obtenido algún que otro premio por sus despropósitos lírico-narrativos. Ha sido traducida parcialmente a varios idiomas. Aspira a nómina, hipoteca y perros grandes.

SOBRE EL FOTÓGRAFO: JESÚS MIGUEL HORCAJADA (ALMAGRO, CIUDAD REAL, 1988). Escritor, poeta, fotógrafo. Estudió Educación Infantil, grados superiores en Fotografía (Digital, Artística, Imagen e Iluminación); actualmente, trabaja como community manager para una agencia de Marketing y Publicidad en su ciudad natal. Autor de los poemarios Caridad (MRV), Girasoles de servicio (Ediciones en Huida) y Donde nacen los charcos (Versátiles Editorial). Ha publicado en diversas antologías y fanzines colectivos.

 Próxima entrada (Enero 2018): J.R Crespo

Deja un comentario