Los poetas del Mersey, por Pedro Sánchez Sanz

La década de los sesenta fue esencial en la vida de Liverpool, que a pesar del ruido de sus factorías y un alto índice de desempleo, vio nacer a los Beatles, y otros grupos musicales, que moldearon un nuevo sonido que se dio en llamar Merseybeat, el ritmo del Mersey.

Estas bandas iniciaron una revolución contra-cultural con ingenuidad y atrevimiento, con frescura y tozudez, y sobre todo mucho entusiasmo, para ofrecer a la juventud que los escuchaba un puñado de canciones sencillas que eran eco y voz de una generación inconformista, aburrida del formalismo de sus mayores. Los Beatles convencieron con ritmos y acordes distintos pero fáciles de asimilar, con canciones cercanas sobre el amor adolescente, la rebeldía sin causa y la sensación de estar perdido, pero con las ilusiones intactas.

Durante esa fiebre festiva de los años sesenta, otros tres jóvenes artistas de Liverpool, Adrian Henri, Roger McGough y Brian Patten, iniciaron sus carreras como poetas, músicos, pintores y actores. Tanto McGough como Henri fundaron grupos de rock con los que actuaban en diversos escenarios creando espectáculos donde la música y la poesía se fundían como un solo elemento de agitación. Organizaban lecturas poéticas, creaban versos para las letras de sus canciones, y llevaban a cabo actuaciones en las que la palabra era protagonista. Brian Patten se inició como crítico musical antes de unirse a Henri y McGough para escribir a seis manos The Mersey Sound, una colección de poemas llenos de humor, ternura e ironía, escritos en un lenguaje directo y urbano, con imágenes sacadas de la cotidianeidad y símbolos «muy de andar por casa».

En los poemas de esta antología, publicada en 1967, los personajes son gente corriente que pululan por sus versos como si pasearan por las calles de una ciudad, antihéroes que nunca antes habían sido protagonistas de textos aparentemente serios como los volúmenes de poesía: niños timoratos en su primer día de colegio, desconocidos que se aman en el metro, el cobrador del autobús, el anciano que se rebela ante su deterioro o jóvenes avergonzados en encuentros furtivos. Escribieron poemas llenos de guiños a la cultura popular, con referencias cinematográficas y televisivas, sacadas de los cómics y los anuncios de la radio.

La edición revisada de 1983 apenas sufre cambios perceptibles con respecto a la original de 1967, y fue seguida el mismo año de otro volumen con poemas nuevos, del cual han sido tomados los poemas aquí traducidos, para completar un magnífico reto de irreverencia, ofreciendo más versos llenos de inmediatez, sencillez y hondura poética.

 

Texto extraído del artículo El sonido del Mersey, por Pedro Sánchez Sanz. En CAL, Revista de poesía, n.º 1. Septiembre, 2016.

 

 

POEMAS DE ADRIAN HENRI, ROGER McGOUGH Y BRIAN PATTEN

 

DON’T LOOK  (Adrian Henri)

 

Don’t look in my eyes, then

look at the dragonflies

glittering  look at the river

 

Don’t listen to my words

listen to the crickets,

loud in the hayfield  look to the water

 

Don’t touch me

don’t feel my lips  my body

feel the earth alive with sedges

trefoil valerian  feel the sunlight

 

My lady,

these things I bring you

don’t see  only know

a landscape in your body

a river in my eyes

 

 

 

NO MIRES

 

No me mires a los ojos,

mira mejor a las libélulas

brillantes  mira el río

 

No escuches mis palabras

escucha a los grillos

cantar alto en el campo de heno

escucha el agua

 

No me toques

no sientas mis labios  mi cuerpo,

siente la tierra viva con juncos

trébol valeriana  siente el rayo de sol

 

Querida mía,

estas cosas te traigo

no las veas  sólo conoce

el paisaje de tu cuerpo

el río de mis ojos

 

 

 

 

YOU AND I  (Roger McGough)

 

 

I explain quietly. You

hear me shouting. You

try a new track. I

feel old wounds reopen.

 

You see both sides. I

see your blinkers. I

am placatory. You

sense a new selfishnes.

 

I am a dove. You

recognize the hawk. You

offer an olive branch. I

feel the thorns.

 

You bleed. I

see crocodile tears. I

withdraw. You

reel from the impact.

 

 

 

TÚ Y YO

 

Yo me explico con calma.

Tú me oyes gritar. Tú

tomas un nuevo camino.

Yo siento cómo se abren

viejas heridas.

Tú ves por los dos lados.

Yo veo tus anteojeras.

Yo soy conciliador. Tú

sientes un nuevo egoísmo.

 

Yo soy una paloma. Tú

reconoces al halcón. Tú

ofreces una rama de olivo.

Yo siento las espinas.

 

Tú sangras. Yo veo

lágrimas de cocodrilo.

Yo me retiro. Tú

te tambaleas por el impacto.

 

 

 

FROGS IN THE WOOD  (Brian Patten)

 

How good it would be to be lost again,

Night falling on the compass and the map

Turning to improbable flames,

Bright ashes going out in the ponds.

 

And how good it would be

To stand bewildered in a strange wood

Where you are the loudest thing,

Your heart making a deafening noise.

 

And how strange when your fear of being lost has subsided

To stand listening to the frogs holding

Their arguments in the streams,

Condemning the barbarous herons.

 

And how right it is

To shrug off real and invented grief

As of no importance

To this moment of your life,

 

When being lost seems

So much more like being found,

And you find all that is lost

Is what weighed you down.

 

 

RANAS EN EL BOSQUE

 

Que bueno sería estar de nuevo perdido,

con la noche cayendo sobre la brújula y el mapa

convirtiéndose en llamas improbables,

brillantes cenizas emergiendo de los estanques.

 

Y qué bueno sería

permanecer desorientado en un extraño bosque

donde tú eres lo más ruidoso,

con tu corazón haciendo un ruido ensordecedor.

 

Y qué extraño cuando el temor de estar perdido

se desvanece y te quedas escuchando a las ranas

mantener discusiones en los arroyos

y condenar a las bárbaras garzas.

 

Y que bueno es

ignorar el dolor real e inventado

como si no tuviera importancia

en este momento de tu vida,

 

cuando estar perdido se parece

mucho a ser encontrado,

y descubres que todo lo perdido

es lo que te ahogaba.

 

 

Traducciones de Pedro Sánchez Sanz.

Pedro Sánchez Sanz (Sevilla, 1970) es profesor y traductor. Ha publicado una colección de relatos llamado Huidas imposibles, y varios volúmenes de poesía, entre otros, La templanza y otros georemas, Abisales. Como traductor ha publicado una antología del poeta británico Edward Lucie-Smith. Diversas revistas literarias han publicado sus traducciones de poesía. Actualmente es miembro del consejo editorial de la revista de poesía CAL y dirige Juego de Espejos, colección de cuadernos de traducción poética. Más información disponible en su web: http://pedrossanzurdo.wixsite.com/escritor

 

Deja un comentario